• Feed RSS

Cuando el sexo se mezcla con la política un alcalde de un pequeño pueblo de Segovia puede pasar de héroe a villano en unos pocos días. Eso le ha pasado a José Luis Garrido, alcalde popular de Vallelado, que es el protagonista del verano de 2010 en su pueblo. Y no por las fiestas, que prometen ser buenas, sino porque se ha descubierto ahora que su teléfono móvil, con cargo al erario municipal, se ha usado para realizar llamadas a las líneas 806 y 803 por valor de 5700 euros. Éstas son líneas conocidas por su contenido erótico. Por esa circunstancia el secretario general del PP en Segovia lo ha expulsado del partido. Al principio Garrido no lo reconocía, pero ante la evidencia de las pruebas ha terminado por admitir su culpa y prometer, que no cumplir, que devolvería el dinero. Para más inri el primer edil presentó hace un par de semanas una petición de dietas, en concepto de kilometraje, de nueve mil euros. Es decir, huida hacia delante.
Así lo contamos esta semana en Interviú. Nadie critica el contenido de estas llamadas, ni su destino, porque cada uno con su vida privada puede hacer lo que le venga en gana. Claro, siempre y cuando el dinero no sea de todos. Por eso todos los vecinos de Vallelado, que le llevan eligiendo durante cuatro legislaturas seguidas, sí deberían exigir al alcalde que hiciese un par de ejercicios de responsabilidad: Primero, devolver el dinero y después, dimitir.

2

Muchas veces me he preguntado por qué el desnudo de los demás siempre nos causa morbo. Una reciente encuesta dice que el top less no se lleva, no está de moda... Y sin embargo, cuando vemos a alguien desnudo siempre llama la atención, o al menos despierta nuestra curiosidad. Esta semana en Interviú vemos cómo un grupo de trabajadoras de UGT en Fundescan -una fundación canaria creada por el sindicato para el fomento del empleo, la protección a mujeres en situación de desamparo y la creación de talleres y cursos para parados- se han desnudado para llamar la atención sobre sus problemas http://tinyurl.com/34ux3ke. A los 400 trabajadores de esta fundación les despidieron y les indemnizaron sólo con 20 días por año, a pesar de que este sindicato propone una huelga general el 29 de septiembre para defender, entre otras cosas, que los empresarios no puedan hacer esto.
Pero lo que más me ha chocado son algunos de los comentarios en la web de Interviú, donde se puede leer el reportaje, y que descalifican la iniciativa de estas trabajadoras, cuando lo que merece la crítica es, en mi modesta opinión, la actitud del sindicato que se desentiende del problema y recurre al Fogasa para indemnizar con 20 días por año en vez de los 45 que estipula la ley. Y la pregunta es inevitable: ¿si estas trabajadoras hubiesen posado vestidas los mismos medios se hubiesesn hecho eco de sus problemas? Creo que no y es porque pienso que el morbo está muy arraigado en nuestra naturaleza humana. Así que mejor no nos rasguemos las vestiduras.